Esther Bick, creadora del Método de Observación de Bebés, dejó un legado de una riqueza sorprendente, que nos ayuda a mantener despierta la curiosidad y el afán por el conocimiento. En este artículo se lleva a cabo un recorrido por el método y algunas de sus aplicaciones. Unos pocos datos biográficos nos dan a conocer, no sólo el contexto histórico, sino humano, en el cual se descubrió y desarrolló toda una teoría, un método y una técnica, que en estos momentos ha alcanzado relevancia, tanto para el Psicoanálisis, como para la Observación de Bebés como disciplina autónoma. Sus aportes a otros campos del conocimiento e investigación son innegables.

El Observador de bebés desarrolla una capacidad sui generis, esencial para su formación como psicoterapeuta o psicoanalista. Con unos pocos ejemplos, la autora busca plasmar la importancia y sensibilidad de esta tarea de observar y sus contribuciones al estudio del desarrollo psíquico del bebé, que conlleva la posibilidad de comprender más claramente la emocionalidad del ser humano.

Artículo completo: Descargar PDF

Deja un comentario