«Hay una palabra que resume mi primer mes de trabajo tras haber regresado de mi licencia de maternidad: intenso.

Di a luz a mi pequeña, Isadora, en mayo y decidí regresar a mi puesto en octubre, para cubrir lo que se esperaba sería un momento interesante en la región que cubro.

Elecciones presidenciales en Bolivia y Argentina, protestas en toda la región y la destrucción de la Amazonía, así como las controversias respecto al liderazgo de Jair Bolsonaro en Brasil.

Estaba entusiasmada de volver y mi pareja se estaba preparando para comenzar sus deberes paternales, como parte de una licencia parental compartida de cinco meses. (…)»

Ver: noticia completa

Deja un comentario