«»Me quiero morir». Son palabras que la psicóloga Angela Modarelli nunca pensó que podrían salir de la boca de niños de 7 y 8 años.

Pero en el campamento griego de Moria, en la isla de Lesbos, es una frase que se ha vuelto repetitiva» (…)

Ver: noticia completa

Deja un comentario