A lo largo de la historia, la lactancia materna ha sobrevivido a pandemias, hambrunas y catástrofes. Sin embargo, la actual crisis sanitaria puede llegar a suponer un impedimento para las nuevas madres que decidan amamantar. Según Alba Padró, presidenta de la asociación Alba Lactancia y cofundadora de la aplicación española LactApp, «el miedo de profesionales y madres ha hecho que muchas lactancias empiecen con dificultades, o que incluso se prohíban».

Al inicio de la pandemia, los protocolos de los hospitales españoles fueron reticentes a permitir dar el pecho a las mujeres con Covid-19, a pesar de que la OMS y Unicef la alientan ya que la evidencia disponible apunta a que no se transmite a través de la leche. «Con el tiempo podremos tener datos de qué ha significado esta pandemia en el inicio y el mantenimiento de la lactancia en el mundo», apunta Padró. La Sociedad Española de Neonatología (SeNeo), que en un primer momento no secundó la recomendación de permitir la lactancia, lo ha hecho en sus últimos protocolos, entre otros beneficios por «el potencial paso de anticuerpos madre-hijo frente al SARS-CoV-2»

Leer: artículo completo

Deja un comentario