Por: Richard Hernández

Con el lema “Juntos por los bebés que nacen demasiado pronto – Cuidando el futuro”, hoy se celebra el Día Internacional del Niño Prematuro. Una fecha para llamar la atención sobre el alto riesgo de mortalidad que tienen los niños prematuros al nacer, las discapacidades causadas por la prematuridad y una serie de medidas para prevenirla.

La Organización Mundial de la Salud -OMS- estima que cada año nacen en el mundo 15 millones de bebés prematuros o de bajo peso al nacer; es decir, 1 de cada 10 nacimientos. Anualmente, un millón de estos niños mueren debido a complicaciones relacionadas a esta condición. Todo niño que nazca antes de la semana 37 de gestación ya se considera prematuro.

Para conmemorar este día, en Bogotá la Torre Colpatria se iluminará de color violeta para unirse a otros países de Latinoamérica y del mundo, visibilizando la importancia de la atención integral de los niños prematuros y sus familias para reconocerlos como sujetos de derechos.

En Colombia, el 10% de los nacimientos son prematuros o de bajo peso al nacer, lo que representa mayores riesgos de sufrir problemas en el desarrollo neuropsicomotor, sensorial y cognitivo, de no contar con un adecuado seguimiento en la primera infancia.

Ante esta situación, la Fundación Canguro, desde 1994, ha liderado en nuestro país la investigación de estos temas, con el fin de aportar acciones basadas en la evidencia, para el reconocimiento de los derechos de los bebés prematuros. A través del Método Madre Canguro (MMC), ha trabajado para garantizar una atención de calidad acorde a sus necesidades. 

“El método pasó de ser una idea de un pediatra colombiano, el doctor Edgar Rey en 1978, a ser un método de cuidados neonatales, sistematizado, reconocido internacionalmente, basado en la evidencia científica y dirigido a todos los niños prematuros y de bajo peso al nacer del mundo”, señala la pediatra colombo francesa Nathalie Charpak, directora de la Fundación.

Este método colombiano, según la doctora Charpak, está basado en la posición canguro: contacto directo, piel a piel, entre la madre o el padre y el niño, 24 horas al día, hasta que el bebé esté estable. Además, implica la nutrición canguro: lactancia materna exclusiva cuando es posible y la salida temprana del hospital. 

Luego de la salida a casa, dice la pediatra, se realiza un seguimiento estricto con el Programa Madre Canguro (PMC) ambulatorio, al menos durante el primer año de vida. Luego se hace una educación permanente con la madre y toda la familia sobre las necesidades del niño, no sólo física, sino también psicológica y social.

Ver: noticia completa

Deja un comentario